En Europa la segunda ola de COVID-19 en 2020 resultó de mayor impacto en la sociedad. Primero, la reapertura parcial de las escuelas en junio y julio fue con sistemas de grupos burbujas fue el esquema utilizado para el regreso a clases en diversos países europeos justo antes de la segunda ola registrada en octubre [1]. Se sugirió que los niños y jóvenes juegan un rol importante en los mecanismos de transmisión de SARS-CoV2 y, aunque se ha detectado la trasmisión viral en entornos educativos, se hace clara la necesidad de mejorar el control de infecciones para el personal dentro de las escuelas [2]. Por otro lado los estudios de modelización de la transmisión han indicado que el cierre de escuelas por sí solo evitaría sólo el 2-4% de las muertes en una comunidad, un porcentaje mucho menor que otras estrategias de distanciamiento social [3]. Esto confirma que los cierres escolares no sean eficaces como medida de control única para evitar contagios y que, si se llegaran a contemplar otra vez, deben ir acompañados de salud pública fuera del entorno escolar obligatoriamente [4].

En nuestro México actual, a diferencia de haber experimentado segunda y tercera ola COVID-19 con los centros educativos cerrados, parece fundamental implementar medidas preventivas en la reapertura de escuelas. Resultan obligatorias las estrategias claras para manejar los posibles casos y brotes en planteles escolares con el fin de reducir la transmisión de COVID-19 y mantener las escuelas como entornos seguros. Aunque se han informado de brotes de contagio en las escuelas, su detección es extremadamente difícil debido a la mala presentación de los síntomas entre los más jóvenes y que hay poca evidencia sobre la dinámica de transmisión en los entornos escolares [5]. Así, las medidas de prevención adecuadas pueden ser potencialmente eficaces si se logran implementar elementos esenciales para el regreso seguro a clases presenciales como:

 

 

  • Higiene de manos

  • Procedimientos de desinfección y limpieza

  • Disminución de la interacción

  • Controles de ingeniería en salones de clases

  • Uso de protección personal

Aunque el regreso a la escuela lo antes posible es imprescindible para la educación, quizá no se ha hecho lo suficiente para que las escuelas sean más seguras para los alumnos y el personal. Si no se adoptan medidas de mitigación esenciales y adicionales es probable que aumente la transmisión y esta vez con variantes más infecciosas y posiblemente más virulentas lo que provocaría de nueva cuenta los posibles cierres de escuelas y el ausentismo escolar [6]. 

 

Estamos convencidos que las medidas de mitigación y prevención implementadas a varios niveles sumadas de un acompañamiento dirigido y centrado en la peculiaridad individual de cada plantel educativo pueden reducir sustancialmente el riesgo de transmisión dentro de las escuelas. La reapertura de las escuelas en México en este 2021 es una situación desafiante y preocupante por la persistencia del SARS-Cov2 entre la población y, cuando llegue el momento de regresar, la pregunta más importante seguirá siendo ¿tu centro educativo estará preparado para lograrlo?

 

 

 

 

 

 

 

 

[1]       S. Flasche, W.J. Edmunds, The role of schools and school-aged children in SARS-CoV-2 transmission, Lancet Infect. Dis. 0 (2020). doi:10.1016/S1473-3099(20)30927-0. 

 

 

[2]       G. Lo Moro, T. Sinigaglia, F. Bert, A. Savatteri, M.R. Gualano, R. Siliquini, Reopening Schools during the COVID-19 Pandemic: Overview and Rapid Systematic Review of Guidelines and Recommendations on Preventive Measures and the Management of Cases, Int. J. Environ. Res. Public Health. 17 (2020) 8839. doi:10.3390/ijerph17238839.

 

 

[3]       R.M. Viner, S.J. Russell, H. Croker, J. Packer, J. Ward, C. Stansfield, O. Mytton, C. Bonell, R. Booy, School closure and management practices during coronavirus outbreaks including COVID-19: a rapid systematic review, Lancet Child Adolesc. Heal. 4 (2020) 397–404. doi:10.1016/S2352-4642(20)30095-X.

 

 

[4]       L.T. Brandal, T.S. Ofitserova, H. Meijerink, R. Rykkvin, H.M. Lund, O. Hungnes, M. Greve-Isdahl, K. Bragstad, K. Nygård, B.A. Winje, Minimal transmission of SARS-CoV-2 from paediatric COVID-19 cases in primary schools, Norway, August to November 2020, Eurosurveillance. 26 (2021) 2002011. doi:10.2807/1560-7917.ES.2020.26.1.2002011.

 

 

[5]       X. Li, W. Xu, M. Dozier, Y. He, A. Kirolos, E. Theodoratou, Correspondence to: The role of children in transmission of SARS-CoV-2: A rapid review, (2020). doi:10.7189/jogh.10.011101.

 

 

[6]       D. Gurdasani, N.A. Alwan, T. Greenhalgh, Z. Hyde, L. Johnson, M. McKee, S. Michie, K.A. Prather, S.D. Rasmussen, S. Reicher, P. Roderick, H. Ziauddeen, School reopening without robust COVID-19 mitigation risks accelerating the pandemic, Lancet. 397 (2021) 1177–1178. doi:10.1016/S0140-6736(21)00622-X.